miércoles, 8 de marzo de 2017

La Geisha_Día Internacional de la Mujer


Me atrajo la imagen enseguida. La geisha, símbolo de la mujer sumisa, entregada en la labor de entretener a los hombres.

Es fácil pensar que una mujer así es débil y superficial. Sin embargo, su formación exigía arduos años de preparación en diversas artes: Música, canto, danzas ancestrales, manejar abanicos y otros accesorios siempre con movimientos elegantes, delicados. Y su aparición pública requería horas de maquillaje, peinado, y vestuario.

Me atrajo su mirada baja, y todo lo que parece ocultar. Lo más sensual de una geisha es su cuello, lo que se atisba, asomándose ligeramente entre kilos de pesados ropajes.

Un rostro casi inexpresivo que nuevamente se contradice en esa pequeña boca roja. Puedo expresar quién soy y tengo mi propio mundo interior pese a los afeites, pese a mi languidez. No te miro porque tendrás que descubir quién soy.


No fue fácil dar volumen a un rostro maquillado de blanco. Ni tampoco lo fue dar luz al cabello negro. Esos toques de rojo le dan a la figura gran energía vital.

Un paso más. Una nueva historia.

Mi  homenaje a todas las mujeres anónimas que llenáis las vidas de los demás de pequeños toques de luz gracias al amor que ponéis en lo que hacéis.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...