jueves, 24 de abril de 2014

Cuaderno de Bitácora: Así Soy


¡Me pasan cosas de tebeo!

Cuando me acercaba a la adolescencia me chiflaban las aventuras de Esther y su Mundo. ¡La pobre metía la pata con tanta facilidad! Al menos eso creía la pecosa protagonista. Pues no; si yo fuera un personaje de comic, tendría un poco de Superlópez y Rompetechos. Y no precisamente el bigote.

Ejemplo nº 1:

Verano. Esperando el bús a la sombra, un par de chicas me preguntan por una calle.
Como no es plan de contestar, ni idea, con una sonrisa digo a las chicas que sin problema, le preguntamos a alguien más.
-¿La calle Juan Camallo? -pregunto a un viandante.
Las chicas me miran con cara de asombro y dicen a la par: ¡La calle Guacamayo!
Claro, pienso, no me extraña que no me sonara.
Hasta aquí nada extraño, si no fuera porque el barrio ya indica el nombre de sus calles: Pajarillos.
A veces voy alelada por las calles.
Así soy.

Ejemplo nº 2:

Verano. En mi primer día de trabajo, una sustitución, acompaño a una señora al hospital. No se ni qué le pasa a la pobre señora, así que me veo obligada a esperar que llegue la familia y se haga cargo de la situación.
 Se presenta una mujer. Hablan. Me presento. Charlamos mientras esperamos. Y en un arranque de espontaneidad, le digo a la mujer:
-¡Cómo se parece a su madre!
-Es mi suegra- responde. ¡Glup! se oye mi garganta al tragar. Sonrío. Murmuro unas palabras y salgo airosa de la situación. ¿Por qué no estaré calladita a veces?
Así soy.

Ejemplo nº 3:

Hace poco. Voy al Juzgado a por un documento. Entro y miro alrededor. ¡Cómo está esto de cambiado!, me digo para mis adentros. Ahora hay un bedel.
Saludo cortésmente al buen hombre y le comento que vengo a recoger tal documento.
-Es en el edifico de al lado-. Por su mirada benevolente creo que no soy la única despistada.
Le doy las gracias, murmuro unas palabras de disculpa y salgo preguntando al destino por qué no me puedo fijar mejor.
Así soy.


Como diría El Chojin, Soy Yo, soy Yo. Continuará...

sábado, 12 de abril de 2014

Lágrimas de Zanahoria


Un lienzo pequeño para un espantapájaros de gran corazón. Con los pies enraizados ofrece unas flores silvestres... al aire. ¿Quién va a fijarse en él? En el lugar que ocupa su corazón anidan unas crías de pájaro; resguardadas, protegidas.

Sueña que cualquier día moverá esas piernas de palo, y de esa boca marcada con hollín, brotarán bellas palabras que atraerán la atención de aquellos que ahora le ignoran.

No importa, hay quien le quiere como es.

Detalle de uno de mis últimos cuadros.

Y un recuerdo a una tierna película. Si tenéis niños pequeños, esta historia os va a encantar. Aquí va un anticipo.



lunes, 7 de abril de 2014

Caperucita Vista Por Coletas



Creo que no he escuchado a nadie contar el cuento de Caperucita con tanta maestría como en esta ocasión.
Esto te pasa, Caperucita, por pasar por el bosque. ¡Atentos al momento en el que descubrimos para qué le sirven las orejas al lobo!



Es una escena de la película El Mago de los Sueños de 1966.





Y como dice MegaMonkeyStudio :El mago de los sueños es una película española de animación tradicional lanzada en 1966, protagonizada por la Familia Telerín, personajes animados creados por los hermanos Santiago y José Luis Moro. El filme está basado en cuentos de Hans Christian Andersen, como Pulgarcito y presenta por primera vez al personaje llamado el Mago de los Sueños, una especie de duende con gafas cuya tarea principal es vencer a Don Coco Quitasueños y lograr que los niños consigan dormirse y poder contarles un sueño. Cada uno de los niños de la Familia Telerín tiene un sueño, el que intenta dejar un mensaje al espectador infantil. Las historias comienzan con el sueño de Cuquín, el más pequeño de los Telerines y finaliza con el sueño de Coletas.

Hoy quiero dedicar esta entrada con mucho cariño, a una princesa que lleva mucho tiempo luchando contra un temible dragón, aunque tiene una fabulosa familia que la adora y la llena de besitos y abrazos. Esta es su historia  Miriam

Y este es el blog en el que supe por primera vez de ella. Carlos Pérez.





domingo, 30 de marzo de 2014

Sobre La Piel


Hermoso dibujo, ¿verdad? Lo más alucinante, al menos para mí, es que está hecho sobre la piel, es un tatuaje.

El ser humano lleva tatuándose la piel desde hace miles de años. En algunas culturas aún existe la costumbre de las escarificaciones como paso a la edad adulta, por ejemplo. Los tatuajes podían realizarse con efectos medicinales, como se cree ocurrió con Ötzi. En cualquier caso, como seña de identidad.

Hoy en día eso no ha cambiado. Uno se tatúa para recordar a un ser querido, como homenaje a un personaje admirado, como muestra de valentía, ... Supongo que hay tantas razones como personas tatuadas.
Algunos se conforman con unas letras o signos pequeños mientras otros usan sus espaldas como lienzos indelebles, y los menos se empeñan en no dejar un centrímetro de piel sin tinta.


Pienso en la responsabilidad del tatuador. Sus obras tiene poco margen para el error. Un pulso tan firme como la seguridad en su buen hacer.

Acabo de descubrir a un pedazo de artista. Su nombre Dmitriy Samohin, y sus trabajos son asombrosos. Las imágenes de esta entrada son obra suya. Admirable la paciencia y estoicismo del que recibe el tatuaje; no quiero ni imaginarme las horas o sesiones que lleva acabar un trabajo tan elaborado y meticuloso.

¡Qué arte tienes, Dmitriy!

http://es.pinterest.com/ak478025/dmitriy-samohin/

http://inkarmy.com/dmitriy-samohin

http://www.cuerpoyarte.com/4214/tatuajes-realistas-de-animales-por-dmitriy-samohin



sábado, 22 de marzo de 2014

El Mejor Alcalde del Mundo


Hay personas que te caen bien sin haberlas tratado. Y la vida sigue.

Un día cualquiera alguien te cuenta que ha muerto, y la brisa plañidera que Muerte deja a su paso, habla de la persona que se ha ido. Ya no hay tiempo para mostrarle a esa persona nuestra simpatía, sólo nuestro respeto por lo que fue, por lo que dejó. Cada vida es un regalo; nacemos para un día marcharnos, pero algunas partidas arañan nuestro corazón.

Me gustaba su planta, de vasco elegante y guapetón. Un ejemplo de político, un verdadero aristos. Y por eso le premiaron como El Mejor Alcalde del Mundo.

Me ha emocionado descubrir con qué valentía afrontó su enfermedad, un cáncer con el que llevaba más de diez años batallando. No escondió la huella que la batalla dejaba en su cuerpo. Hay que ser mucho hombre para actuar así. Esa actitud me recordó a mi padre. Hay hombres y mujeres que saben devolverle la sonrisa a la muerte, como decía Máximo en Gladiator. Y esa, también es una lección de vida.

¡Hasta siempre, Azkuna!


Otros han escrito mejor sobre él. Merece la pena leer las entrevistas:

http://elpais.com/elpais/2013/02/22/eps/1361531718_669345.html

http://www.elmundo.es/pais-vasco/2014/03/20/532b4346ca474113288b4585.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...