martes, 16 de septiembre de 2014

Zumos, Libros y Un Torreón


El verano llegaba a su fin y la Princesa seguía embebida en sus libros. Se incorporó estirándose cuan larga era mientras alguna de sus articulaciones emitía pequeños crujiditos.

-¡Uuuyyy!, no estoy nada en forma- se dijo para sí la Princesa.

Había transcurrido un año desde que saliera de aquella taberna de bucaneros. Ellos no eran lo peor, sino aquella congregación inoportuna de brujas malvadas que emponzoñaban el ambiente sólo con su presencia. Supo que los bucaneros casi se meriendan a una de ellas que tuvo que salir a toda pastilla en su despeluchada escoba, ¡pobrecita! (obsérvese la fina ironía que gasta la autora).

En ese tiempo la Princesa lo había pasado mal, regular y bien, muy bien. Su cuerpo se rebeló, perdió peso, ganó peso, no se encontraba, se encontraba cansá, "jarta", confusa, creció su melena, se la cortó, le dijeron, ¡te has quitado años de encima! Leyó libros sabios, muchos. Puso al día muchos pequeños propósitos que llevaban años empantanados. Buscó maestros que pudieran enseñarle aquello que necesitaba; los encontró. Aceptó que era una princesa inquieta y sabía hacer bien muchas cosas, cantar seguía sin ser una de ellas.

Saneó el torreón donde vivía deshaciéndose de viejas pertenencias que sólo acumulaban polvo, pues los recuerdos seguían vivos en su memoria. Sintió que cada mañana soleada le parecía única y maravillosa, apreció la lluvia que antes detestaba, y su sonrisa era de veras auténtica.

Se tomó el zumo de manzana con zanahorias que le traía Reina Madre, y charlaron un ratito. Fuera el cielo seguía nublado. ¡Qué importaba!, total, si chove que chova

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La victoria del General Gutiérrez sobre el almirante Nelson


No quería salir de aquel mercadillo solidario con las manos vacías; quería ayudar a la causa. Dí un par de vueltas a las mesas e instintivamente me acerqué a los libros. Lo compré por que me atrajo su título "La victoria del General Gutiérrez sobre el almirante Nelson".

¿Un español derrotó a Nelson y no me sonaba su nombre? Typical spanish, me dije.

El libro de Juan J. Arencibia de Torres, narra los hechos históricos ocurridos entre el 22 y el 25 de Julio de 1797 que desembocan en el triunfo de las tropas mandadas por el General Gutiérrez sobre las del contraalmirante Horacio Nelson en su intento de apoderarse de la plaza de Santa Cruz de Tenerife.

Siempre me ha resultado curioso comprobar cómo otras naciones han defendido su legado histórico y transmitido con orgullo estos hechos a las generaciones que iban llegando. Baste recordar El Álamo, Zulú o Kartum, por poner algunos ejemplos.

Nuestra historia está tan plagada de hechos magníficos, que no los valoramos, sin entender que son un valiosísimo legado. No son viejas batallitas obsoletas, merecen al menos, ser conocidas y reconocidas.

La mayoría de nosotros sabe quién fue Nelson y que era manco. ¿Sabes también dónde y cuando perdió el brazo derecho? Pues en Tenerife en 1797. El habilidoso y estratega Nelson encontró la horma de su zapato en un veterano soldado castellano, de padre vallisoletano y madre arandina, el Teniente General D. Antonio Gutiérrez González, quien en 1797 era Comandante General del Archipiélago.

Este librito narra la valentía, coraje y acierto de un reducido grupo de hombres (militares y paisanos), que escribieron un capítulo importante en la Historia, y que como tantas veces ha sucedido en mi amado país, han quedado en el olvido. El propio Nelson reconoció la generosidad y humanidad del General español en una carta.

Cuando Gutiérrez se hace cargo del mando militar del archipiélago es una figura muy relevante en el Ejército español. Un soldado que ha intrervenido en los acontecimientos militares más importantes de su época y que está apunto de alcanzar la máxima graduación del Ejército. Conocedor de la importancia estratégica de la provincia, adopta una actitud de alerta que se traduce en medidas de prevención inmediatas: pide refuerzos al observar la debilidad de las fuerzas existentes (su petición no tiene éxito - typical spanish too), mejora los fuertes, emite órdenes concretas y determinantes a los ayuntamientos para organziar adecuadamente los puestos de vigilancia. En 1792 había creado el Batallón de Infantería de Canarias, cuya actuación resultó providencial en la defensa de la isla.

 El general Gutiérrez perteneció a esa estirpe de guerreros que aún fueron capaces de entender que las guerras se ganaban en el campo de batalla, y que fuera de aquel campo no todo era válido.

Y puesto que no he pedido permiso al editor y no puedo incluir una cita que habla por sí misma, os emplazo a la páginas 54 y 55 a aquellos que estéis interesados en esta obra. Porque como dice el refrán, nunca te acostarás sin saber una cosa más.

Tigre, el cañón símbolo de la victoria.
Lista de caídos en la defensa de la isla:
T. Coronel D. Juan Bautista de Castro y Ayala       Paisano: D Antonio de la Torre Espinosa
Cadete D. Rafael Fernández Bignoni                      Paisano Domingo Pérez Perdomo
Soldado Antonio Miguel González                         Paisano Agustín Quevedo de la Guardia
Soldado Manuel Fernández                                     Paisano Jose Mª Calero y Luxán
Soldado Pedro Agustín                                            Paisano D Carlos Rooney
Soldado Luis Núñez Chaves                                    Paisano Juan Amarilis
Soldado Bernardo García Balladares                      
Soldado Dionisio Ferrera
Soldado Domingo León Padilla
Soldado Antonio Delgado Sosa
Soldado Dioniso González Fuentes
Soldado Juan Pacheco Escobar
Artillero Vicente Talavera
Soldado José Benito
Soldado Felipe Guerra
Soldado Juan Regla González 
Soldado José Pérez
Juan Chibeaud y Pablo Duar, marineros franceses de la corbeta La Mutine que lucharon junto a los españoles.


El autor reconoce a siete soldados más heridos de consideración, y son capturadas dos banderas a los ingleses, una de ellas con al leyenda EMERALD.

 Los buques que formaron la expedición de ataque fueron: Theseus, Culloden,  Zealous, Leander, Seahorse, Terpsichore, Emerald y Fox. Este último es alcanzado de lleno hundiéndose y pereciendo la tripulación al completo.

El cirujano que operó a Nelson fue un médico francés, un monárquico exiliado, que ligó el muñón con seda, como en el continente, no con cuerda de tripa como en Inglaterra, lo que supone una lenta recuperación.  El miembro amputado es arrojado al mar junto al cadáver de un marinero que murió al lado del almirante inglés.

Las bajas inglesas según la relación oficial inglesa son: 44 muertos, 177 ahogados, 5 desaparecidos y 123 heridos.

Sólo se otorgó una alta recompensa al mismo General, y como reconoce el propio autor, la historia militar de los pueblos está llena de héroes anónimos, hombres sencillos que cumplen su deber con creces, que no tienen la fortuna de que su hacer heróico sea reconocido.

Enlaces:
La Victoria del General Gutiérrez Sobre El Almirante Nelson
De: Juan J. Arencibia de Torres
Editado por el autor.
Foto de la portada: Firma de la Capitulación. Óleo de Guezala ( Museo Militar de Canarias)
Con la colaboración de: Capitanía General de Canarias, ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y el Cabildo Insular de Tenerife.
Año: 1995

viernes, 29 de agosto de 2014

Cosas Que Puedo Hacer Por... Nosotros


Nuestras vidas se componen de pequeños gestos. En cierta ocasión, una compañera de trabajo me explicaba su visión del mundo achacando a los gobernantes la plena responsabilidad de todo lo que sucede:

-Son ellos los que tiene que solucionar los problemas- concluyó. Su mirada me devolvía la imagen de una ingenua que no sabía muy bien de qué iba la vida. Traté inutilmente de compartir lo que yo creía.

-Vale, la responsabilidad global es suya, pero tú puedes hacer algo por los demás, pequeños gestos, en tu entorno cercano. Siempre se puede hacer algo.

Supe que sus oídos no estaban abiertos a mis palabras. Hoy quiero compartir estas historias. Seguro que vosotros conocéis algunas emotivas y humanas como estas.






lunes, 18 de agosto de 2014

George


Tenía doce o trece años cuando supe a quién pertenecía esa voz que me fascinaba. Había comenzado mi proceso adolescente un año antes tal vez, sin prisas, porque los once años de hoy van a más velocidad de la que recuerdo.

El grupo de música en cuestión se llamaba Wham! y en esa época, primeros años de la década ochentera, era muy difícil conseguir información de tus ídolos, sobre todo si eran extranjeros. Y sucedió lo que tenía que suceder, me enamoré. Le quise pese a su particular sentido del ritmo, a sus variados amores, a su tendencia a encerrarse en su caparazón...

Le fui fiel durante muchos años; tal vez no tantos, pero a esas edades la intensidad es tal, que los amores platónicos marcan como tatuajes. Nunca fue un ídolo al uso, ni yo una fan al uso tampoco. Su voz sonaba espectacular, sus letras también, sus directos insuperables, pero mi "devoción" por él hizo crack. Quiso romper con su pasado y se desbocó. Y yo no pude, no quise admirar a alguien así. Regalé mis discos, me deshice de posters y recuerdos. Incluso rechacé verle en un concierto que fue maravilloso según mis hermanas. No quise que sus excesos destruyeran mis recuerdos, y le aparté de mí.

Estos días he sabido que atraviesa un mal momento en su vida, hasta el punto de que sus pocos e íntimos amigos están muy preocupados por él. Pasa el tiempo, los creemos olvidados, pero un buen día tu piel vuelve a recordarte aquello que fue. He pensado en él, y sentada al ordenador busqué sus canciones. Han pasados suficientes años y mi desilusión se ha diluido. He vuelto a sentir un cosquilleo escuchando esta preciosa voz. ¡Ojalá encuentre la motivación para seguir componiendo temas inolvidables y regalando a tantos fans la magia de su voz!

Desde aquí, George, te mando un gran abrazo.

http://es.wikipedia.org/wiki/George_Michael

http://www.georgemichael.com/

Algunos de sus mejores directos:

Everything She Wants

Praying For Time

Careless Whispers

Que me encantan:

Cowboys And Angels

Jesus To a Child

The Edge Of Heaven

A Different Corner



lunes, 28 de julio de 2014

Bailamos?

Movidito mes de Julio. Informarse de la actualidad conlleva el riesgo de terminar el día con la moral por los suelos.

Saturada de tristes noticias cotidianas, opto por las aventuras selváticas de Frank de la Jungla, las reformas caseras de los hermanos Scott o la increíble magia de César Millán con los perros.

Una buena forma de librarnos de "energía pesada" es bailar; sin pensar, sólo sentir que la música activa tu ritmo y el baile te libera. 

¿Que no sabes cómo empezar? Mira los videos. Buen día a todos.

Baile a Dos:



A ritmo de África:


 B-girl Terra






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...